lunes, 4 de junio de 2012

Los primeros treinta


Este sábado 2 de Junio fue el cumpleaños de mi marido, mi madre y mi abuela. Normalmente, y porque mi marido (que como veis arriba, se llama Pablo) no suele celebrar el cumpleaños, siempre la excusa para celebrarlo suele ser el de mi madre y la yaya, pero esta vez yo dije que le preparaba una fiesta, porque los treinta (que dicen que son los nuevos 20) es una edad con solera.

Así que ya hace unos meses (en febrero, si no me equivoco) decidí que mi regalo de cumpleaños para él sería una fiesta, pero sobre todo, el traer a toda su familia a Barcelona. Pablo es cordobés (de ahí que me casara ahí) por lo que parte de su familia se encuentra en Andalucía y parte en Madrid. Ya os podéis imaginar lo difícil que es encontrarnos, y cuando lo hacemos es en casa de su madre ya que a todos nos supone bastante esfuerzo irnos a casa de cada uno de los hermanos. A Pablo le hacía bastante ilusión que sus hermanos conocieran su casa y la ciudad en la que vive ahora, así que decidí que qué mejor regalo que traerlos aquí.

Como en mi casa no caben alquilé una apartahotel que llené de comida para los sobrinos y sombrillas para protegerlos del sol; les dije cuándo tenían que estar aquí y... Voilà! El viernes al mediodía Pablo se encontraba en la estación, de vuelta a casa, a sus sobrinos y a sus hermanos. El resto de la familia seguiría llegando a lo largo del fin de semana.

El sábado llegó y con él los nervios, y los preparativos de la fiesta. Su familia ya son unos cuantos, y la mía también, así que nos juntamos más de 20 adultos y siete niños, todos nuestros sobrinos. Y claro, una fiesta no es fiesta si no hay un pastel, y como mi amante marido es un fanático de la energía (es su trabajo y su hobbie) y en especial de las energías renovables, le pedí a Sucre i Vainilla que me hiciera una tarta con los siguientes elementos: Un aerogenerador, unas placas fotovoltaicas y Gemasolar (Gemasolar es esto, y es lo que veis en la parte de arriba de la tarta).

Pero como también era el cumpleaños de mi abuela y de mi madre y no podía encargarle a él algo especial y a ellas no, paran o repetir con los pasteles les pedí unas Cupcakes con decoración de flores, y con dos decoradas especialmente para ellas con sus flores favoritas: la orquídea para mi madre y la rosa blanca para mi yaya. Quedaron chulas, ¿verdad? Y encima estaban buenísimas.
 

En fin, un fin de semana estupendo. Eso sí, voy a necesitar una semana para recuperarme, que yo aun no tengo los 30, ¡pero casi!

7 comentarios:

  1. ¡Qué pedazo de fiesta! Me alegro mucho de que todo saliera tan bien! Seguro que fue un trabajazo!
    Por cierto, bonita tarta, pero más bonitos los cupcakes!

    ResponderEliminar
  2. Geniales los pasteles, seguro que el resto de la fiesta también! Felicita a tu marido, que treinta no se cumplen cada día!!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa la tarta y preciosos los cupcakes, felicidades a todos.Bss

    ResponderEliminar
  4. Ohhhhh que detalle mas bonito has tenido con tu marido niña , vaya sorpresa se llevaria . Que pinta tienen esos cupcakes , seguro que fue todo un exito . Guapa muchas felicidades para Pablo y tambien para ti porque habras triunfado y porque te lo has ganado con todos esos preparativos .
    Besos !!!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa!! Ya te dije por face que me encantó la tarta.. pero después de leerte, aún me ha gustado más la sorpresa que le diste a tu marido, no te podía haber salido mejor la celebración, estoy segura de que no se va a olvidar de sus 30 años en la vida ;)
    Besitoss

    ResponderEliminar
  6. Pero que peazo de mujer más apañada que ha encontrado tu marido!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Que derroche!!! Tu marido estara loco por cumplir los 40!!!jejeje
    Un besote!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...