martes, 13 de diciembre de 2011

Invitación de boda original (aunque quede feo que yo lo diga)


En Abril de este año nos casamos. Cualquiera que nos conozca sabe que nuestra relación ha sido un continuo ir y venir dado que ambos somos de partes muy diferentes de la península,él de Córdoba y yo de Barcelona. Y aunque la idea no fue hacer una boda temática sino una en la que nuestros amigos se lo pasaran genial (cosa que puedo decir orgullosamente que conseguimos) sí que queríamos hacer una invitación especial que no acabara relegada al momento en un cajón.

Y David, un amigo diseñador gráfico, nos enseñó estas invitaciones que había hecho para otra boda. Nos encantaron, y ahora veréis por qué.


 Por un lado, cuando abríamos la primera página encontrábamos una foto de cada uno (aquí, convenientemente tapadas por un avatar :p) con todos los datos que importaban a los invitados: nuestros nombres, dónde era la ceremonia y el convite y las horas de cada cosa.  Como veis, está tapado convenientemente por otra invitación, que tampoco es plan de dar nuestros apellidos a todo el mundo, o a mi marido le da algo...

La siguiente página hace una breve explicación de dónde nos casábamos. Como finalmente acabamos viviendo en Barcelona, decidimos que ya que la familia de él se vería obligada a subir cuando pasaran cosas relevantes en nuestra vida como nueva familia, lo salomónico era hacer que en esta ocasión fuera la familia de la novia la que bajara a Córdoba. Y además, por qué no decirlo, la ciudad me encanta, y nos casamos en la Mezquita de Córdoba, lugar que me trae recuerdos geniales. Así que, si una de las dos familias tenía que viajar, ¿por qué no la mía? 

Como veis las invitaciones tienen infinidad de detalles, como los logos de los sitios a donde vamos, e incluso un sello en la hoja de la Mezquita, donde pone "invitado" en castellano y catalán y la hora del enlace. Vaya, todo cuidado con mimo.


¿Y qué es un pasaporte sin sellar? No es más que una libreta de papel. Por eso David nos preguntó dónde habíamos viajado juntos, y los puso todos: que si Nueva York, Venecia, Santiago... Lo mejor de todo fue no tener que preocuparse de absolutamente nada y saber que sin que estuviéramos encima quedarían perfectas.


Por último, la hoja de cierre, donde se puede apreciar el papel satinado y de color perla, con el código de pasaporte, que no es más que la B de boda, nuestras iniciales y la fecha del evento. Además, también tenemos el papel cebolla con el estampado de mapa antiguo, del que me enamoré nada más verlo.

David aun no tiene página web, pero si quisierais un presupuesto o que os dé alguna idea, dejad un comentario con vuestro correo electrónico y él se pondrá en contacto con vosotros.

3 comentarios:

  1. Ainsssss, la verdad es que cada vez que leo o veo algo de vuestra boda me emociono. Como he vivido esa relación desde los principios...!! <3

    Es totalmente genial el pasaporte, me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Fi, es verdad!! ¿Quién nos lo iba a decir en aquellos tiempos que esto iba a acabar así, eh? jeje

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la invitación!!! Es una idea muy original :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...